Cuatro arquitectos santafesinos exponen en la Bienal de Venecia – Nota de La Nación

Acciones de FADEA sobre la Resol. Nº 1254/18 Exp. Nº 9551/13 del Ministerio de Educación
26 mayo, 2018
Convocatoria: Gestor de la Plataforma Digital
28 mayo, 2018

Extracto de la Nota de La Nación

VENECIA.- De repente se desencadena una lluvia torrencial. Luego de la tormenta, mientras se huele la tierra y el pasto, vuelve la paz. Atardece y se oyen, en el infinito, grillos que cantan en un horizonte rosado. Cae la noche y en el cielo, ahora límpido, aparecen miles de estrellas.

 Así es “Vértigo Horizontal”, impactante instalación inaugurada hoy en el pabellón argentino de la Bienal de Arquitectura, que recrea de manera creativa y cautivante -con audio y video-, nada menos que la pampa argentina en Venecia. La instalación fue realizada por cuatro jóvenes arquitectos santafesinos, que ganaron el concurso público organizado por la Cancillería para representar al país en la 16 Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal.
Curada por las arquitectas irlandesas Yvonne Farrell y Shelley Mc Namara, esta edición de la cita más importante del mundo de la arquitectura, titulada “free space” (espacio libre) pone al centro de la atención el tema del espacio libre y gratuito que puede generarse cuando un proyecto está inspirado en la generosidad.

Javier Mendiondo (47), Pablo Anzilutti (42), Francisco Garrido (34) y Federico Cairoli (33), arquitectos, pero también docentes y amigos, captaron esa idea. De 38 trabajos presentados en el concurso público, fue “Vértigo Horizontal” el ganador. ¿De qué se trata? De una caja de 21 metros de largo y 2 de ancho realizada con vidrios transparentes afuera y reflectantes desde adentro, que ocupa casi todo el pabellón argentino de los Arsenales de Venecia. Un espacio que solía ser en la antigüedad un depósito para las municiones de la República Marinara de Venecia, para la ocasión inmerso en la oscuridad. En el piso de la caja de vidrio, que tiene dos aperturas en cada lado -por las que los visitantes pueden asomarse, para vivir lo que significa el “vértigo” infinito de la pampa argentina-, hay plantas y demás yuyos que evocan nuestro paisaje. Y en el techo de la caja -que pesa veinte toneladas y que fue realizada en Italia-, una pantalla por la que van pasando imágenes reales de cielos argentinos. Acompañados por audio e iluminación, los cielos van cambiando no sólo por el paso de las horas del día, sino también por los fenómenos climáticos. Hay lluvias torrenciales, con truenos y relámpagos, pero también momentos de silencio, roto por monótonos cantos de los grillos.

 

VER NOTA COMPLETA